lunes, 24 de enero de 2011

Albor

Hálito de frescura
espira el albor, donde el cielo besa
la marea con ternura,
y ella da a luz al sol,
brote dorado sin par que embelesa.

Excelsas antologías
de obras de arte cielo, tierra, aire y mar,
marcando sus grafías,
en este amanecer,
el naciente sol sin parar de amar.

El Edén descendido
ha abierto sus alas alrededor,
y el espíritu unido
con la iluminación,
y trascendido por el hacedor.

Invoco una oración,
que todo amargor llegue a terminar,
prime la compasión,
y cada amanecer
sea el jardín sacro, ¡El poder de amar!.

3 comentarios:

Jyosti dijo...

Un albor descripto de manera impecable, cada verso pinta imágenes en la mente. Muy bello, con tu estilo implícito. Un gran saludo.

Luis Lenes dijo...

Hola Graciela!

Muchísimas gracias!!
Te mando un gran abrazo!

lidia-la escriba dijo...

HOLA LUIS,PERDIDO?
TE CUENTO QUE ME GUSTÓ MUCHO ESTE POEMA,SUELTO,LLENO DE BELLEZA!
AHORA TE VEO EN MI ESCRITORIO,LA NUEVA DIRECCION DEL BLOG ESTÁ COLGADA,EN MI BLOG,CON FEED,Y DISTINTAS FORMAS DE COMENTAR,SI TE AGRADA!
UN ABRAZO,SEÑOR DE MORON
LIDIA-LA ESCRIBA