martes, 21 de junio de 2011

La urbe en abandono


La urbe se viste de abandono,
y las moradas de desiertas,
y el aire sedentario,
al compás de la serena lluvia,
chistando sus gotas en los tejados,
y en los árboles, melodiosas,
en la escena nocturna,
más temblorosa que templada.

Un fogonazo inesperado,
en el cielo la contienda,
estruendos, quebrantos, mil pedazos
la guerra feroz,
allá arriba se lleva,
sangrando, derramando
y chapuceando en los charcos,
la sangre de la serena lluvia.

Escucho mi respiración,
y siento de manera extraña,
como experimenta mi piel,
los sonidos de la calle mojada,
y el latir de mi cerebro,
en cada descarga brillante,
que ciega y del cielo baja.

La lucha arriba se ha extinguido,
y la lluvia ha concluido,
y cortado el ambiente,
por el inmenso profundo silencio,
y deambulando por las calles,
ahora La Nada y El Vacío,
y rodeado por sus brazos,
me rapta hacia lo desconocido.

2 comentarios:

lidia-la escriba-www.deloquenosehabla.blogspot.com dijo...

Luis precioso ,precioso poema! espectacularmente bello y la musica!
excelente blog!excelente tú
un abrazo sincero
lidia-la escriba

Luis Lenes dijo...

Hola Lidia!
Muchas gracias por tu comentario y por tu visita. Un gran saludo