sábado, 1 de diciembre de 2012

Extraño


La marcha lenta a través,
de aquél estrecho camino,
recordando.
La vista en desinterés,
el Crepúsculo ya vino,
ya bajando.

Suprime toda materia,
sólo el último espirar,
va dejando,
Y el alma vacía y seria,
sin ojos para mirar,
meditando.

Claro silencio y el viento,
acariciando las flores,
crisantemos.
Confuso, raro momento,
qué sustancia sin dolores,
estaremos.

Amplio y exiguo el pasado,
efímero y perdurable,
observando.
Y el espíritu callado,
en pena inconmensurable,
sollozando.

Sólo ente mudo, intangible,
sin prisión mundana al viento,
rememora.
El exiguo imperceptible,
el efímero momento,
ya no mora.

Raudamente a sucedido,
de ser a sin existencia,
separado.
Cuanto de valor perdido,
valor de sin pertenencia,
el prestado.

6 comentarios:

Jyosti dijo...

Se extrañaban tus versos...un placer leerte nuevamente. Te envío un gran saludo.

Luis Lenes dijo...

Muchas gracias, Graciela.

SAludos.

Mª Teresa Alejandra dijo...

Gracias por tenerte aquí de nuevo.

Hermoso poema.

un abrazo

Luis Lenes dijo...

Hola Ma. Teresa.

Muchas Gracias:

Saludos

catalinaladivina dijo...

Después de bastante tiempo volví a mi blog y allí encontré un comentario tuyo,entonces fui a tu enlace y me deleité con tu poema tan singular y bello.

Luis Lenes dijo...

Hola Catalina.

Me alegro que estés de vuelta.
Muchas gracias.

Un abrazo enorme!